Diez reglas del mal estudiante


Estas son algunas de las reglas que conducen al fracaso seguro en los estudios.

  1. Lee y relee de forma pasiva los textos, pasando los ojos sobre las líneas cuantas más veces mejor. De esta manera, no te quedarás con nada y habrás perdido el tiempo.
  2. Subraya todo lo que puedas. Imagina que subrayando metes el texto en tu cabeza, cuando en realidad lo único que haces es mover la mano. Es bueno subrayar algo del texto, pero si subrayas para memorizar, asegúrate de que lo que subrayas se te meta en la cabeza.
  3. Mira la solución de un problema y piensa que con eso ya vas a saber resolverlo. Es un error: debes resolver los problemas o los casos paso a paso, sin mirar a la solución.
  4. Espera al último minuto para ponerte a estudiar. ¿Lo harías así si quisieras participar en una competición de atletismo? Tu cerebro es como un músculo, solo puede realizar una cierta cantidad de ejercicio en cada momento.
  5. Haz solo problemas de los que sabes hacer, y repite problemas de ese tipo. Es como entrenar a baloncesto solo botando el balón, sin tirar ni un tiro a canasta.
  6. Convierte las sesiones de trabajo en equipo en tertulias. Una sesión en grupo te puede servir para resolver dudas, ayudar a los demás con lo que sabes, descubrir tus lagunas, profundizar en tus conocimientos… Pero si la diversión empieza antes de terminar el trabajo, estás perdiendo el tiempo y debes cambiar de grupo de trabajo.
  7. No leas la teoría, vete directamente a los problemas. ¿Te lanzarías a la piscina sin saber nadar? El libro de texto es tu instructor de natación. Te guía hacia las respuestas. En todo caso, mira detenidamente el índice de cada tema para tener una idea de su contenido.
  8. No se te ocurra preguntar tus dudas al profesor o a tus compañeros. Quédatelas dentro hasta el final. El profesor está acostumbrado a orientar a estudiantes perdidos. Los estudiantes que preocupan son los que no aparecen. No seas uno de ellos.
  9. Piensa que puedes estudiar con profundidad aunque tengas continuas interrupciones. Cada mensaje de whatsapp o cada canción que resuena en tu cerebro te quita potencia de tu cabeza para estudiar. Cada interrupción de la atención corta pequeñas conexiones neuronales antes de que puedan crecer.
  10. No duermas lo necesario. Ignora que durante el sueño tu cerebro ordena piezas del puzzle de resolución de problemas, y además practica y repite lo que has metido en la cabeza antes de dormir. La fatiga prolongada aumenta la concentración de toxinas en el cerebro, que rompen las conexiones neuronales que necesitas para pensar rápido y bien. Si no duermes antes de un examen, nada de lo que hagas habrá servido.

Por supuesto, hay muchas más maneras de perder el tiempo e ir directos al fracaso. ¿Se te ocurren algunas?

Otra manera de fracasar seguro

Otra manera de fracasar seguro

Parte de las palabras de conclusión en la apertura de curso del Colegio Mayor Belagua, 16 de septiembre de 2014.

Tomado de Tomorrow’s professor.

Acerca de Tomás Gómez-Acebo

Soy vicerrector de Alumnos de la Universidad de Navarra, profesor de Termodinámica de Tecnun-Universidad de Navarra, e investigador en el departamento de Materiales del CEIT-ik4.
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s