El malvado fracking


PromisedLandSe acaba de presentar en Berlín la película “Promised Land“: Matt Damon interpreta a un malvado empresario que pretende engañar a los lugareños de un pequeño pueblo, en el que la empresa de Damon quiere iniciar una explotación de gas de esquisto (shale gas) mediante el método de fracking o hydrofracking. Se dan por supuestas las terribles consecuencias de la explotación de gas natural con esta tecnología: con perforaciones a varios kilómetros de profundidad, posibles movimientos sísmicos en la zona, contaminación de acuíferos, etc. En fin, la típica situación de pánico ecologista.

Método del hydrofracking (fuente: New York Times)

En un post anterior comenté las intenciones de explotar este recurso en Álava, y la contestación que tiene esta tecnología en sitios como Cantabria. En el New York Times tienen una buena infografía que describe esta tecnología.

Merece la pena echar un vistazo al blog Energy, Markets and Money, que me remite el bloguero wantes. Empieza de esta manera:

We live in panic times. Horror stories abound about shale gas, the energy revolution that has taken US gas prices to the lowest level in decades, generated $76 billion toward GDP and created 600,000 jobs… More importantly creating a massive competitive advantage for the US versus Europe and the rest of the world that suffer high cost of energy due to expensive pipeline gas and LNG, polluting coal and heavily subsidized alternatives, crippling economic growth and prosperity. Instead of working alongside industry leaders and innovators, together with environmental agencies and governments to develop this clean and cheap source of energy in an environmentally friendly way, we, in Europe, decide to ignore it. Meanwhile, in the US, the eco-friendly Democrat administration is supporting its way to growth and jobs putting in place the framework to develop this enormous resource in a sustainable way.

Precios del gas desde la revolución del gas de esquisto (shale gas): gas USA -44%, gas Europa +23%, gas UK  +30% (en USD)

Evolución de los precios del gas natural desde la revolución del gas de esquisto (shale gas): gas USA -44%, gas Europa +23%, gas UK +30% (en USD)

Europa tiene unas reservas estimadas de gas de esquisto (shale gas) del orden de 156 tcm (trillones de metros cúbicos, o sea, 1012 m3). Darían para unos 90 años de consumo energético. Y permitirían reducir un 50% el precio del gas natural. Razones suficientes para que los lobbies del carbón, gas convencional y solar se hayan aliado en contra de esta tecnología.

Con la que está cayendo, ¿preferimos gastarnos un 50% más en gas, llenar las cumbres con parques eólicos y dejarnos una pasta en subvenciones a las renovables? Pienso que en esta discusión no se pueden exagerar de forma histérica los riesgos que tiene la tecnología del shale gas.

Más información:

Acerca de Tomás Gómez-Acebo

Soy vicerrector de Alumnos de la Universidad de Navarra, profesor de Termodinámica de Tecnun-Universidad de Navarra, e investigador en el departamento de Materiales del CEIT-ik4.
Esta entrada fue publicada en Economía, Ingeniería, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El malvado fracking

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s